[#pictureAdvent] November 28: COME OUT

By Rev. Charissa Jaeger-Sanders
Founder and Director of Grace Works Studio, LLC (www.GraceWorksStudio.org) and one of the Pastors of John Wesley United Methodist Church
Tallahassee, FL

First, read Genesis 8:15-19

When I first read the text that I had been assigned for today, I thought, “Seriously?! You want me to connect the story of Noah with Advent?”

On some level, though, the story of Noah is one of salvation. God does choose to save a faithful remnant. God tells Noah to build a wooden ark about 4 stories high and about one and a half football fields long. The text does not record Noah questioning God. Rather, Noah is surrounded by neighbors who mock him. Does it never occur to Noah to try and reach out to these neighbors? Remember Jonah who didn’t want to go to Nineveh because he didn’t want the people there to have a change of heart and receive God’s mercy.  

In this season of waiting, we enter the story when Noah and his family have already spent 7 days waiting on God to shut the ark’s door; another 40 days and 40 nights while it flooded; and more days waiting on the water to recede.  If you read the whole story, closely, Noah and his family are cooped up in the ark with all those stinky animal pairs for about a year and 10 days waiting. It feels like a scene from a Dr. Seuss book. They have been stuck in the proverbial waiting place. Now the water has finally receded. God has invited them all to finally ‘Come Out.”  

On this second day of Advent, which literally means “coming toward,” we find ourselves at the onset of the season that points to God who is always coming toward us. Like Noah, God is calling us who have dwelled in darkness to come out into the light.  

Advent reminds us that God’s vision for salvation is much broader, and that in Jesus, God has come offering a way of salvation not just for a remnant but for all people. God saves by coming toward, by showing up and walking and living among us. The God who calls us to come out does so in the context of having already come toward us lovingly taking our hand and leading us onward.  

Let Us Pray: God of Compassion and Light I hear You calling to us, “Come out, child of God, you are not alone. Come out, beloved, I am here with you, wanting what is best for you. Emerge into the light. Emerge into a fresh start.” This season of Advent and always, may we experience markers of Your love and Your light inviting us deeper into Your way of life. Amen. 

Discussion/Reflection Questions:  

1. We can all probably relate to emerging, to coming out after some ordeal in life. Where have you been hunkered down and riding out the storms of life? From what is God calling you to emerge? 
2. Where are you catching glimpses of light amidst the darkness? Where is God at work in your life? 
3. Where is God inviting you to have a fresh start in life? How is God calling you to come out? We find ourselves at the beginning of a new year in the life of the church. Advent marks the start of the Christian year. Take time to reflect on the past year and pray about how God will use you in the year to come. 


Cuando leí por primera vez el texto que se me había sido asignado para hoy, pensé, "¿En serio ?! ¿Quieren que concuerde la historia de Noé con el Adviento? "

¿He mencionado que detesto esta historia? Que me estremezco cuando la gente decora las guarderías con imágenes de Noé? ¿Que me desconcierta que es una historia básica para la enseñanza de jóvenes y niños? El arco iris y los animales son levemente eclipsados por la destrucción de la mayor parte de la vida sobre la tierra.

¿Cómo puede el Dios de amor ser este Dios de tal destrucción total? La mayoría de las principales religiones del mundo incluyen una historia del diluvio. Entonces, ¿qué voy a hacer con este texto? ¿Cómo he de ver a Dios trabajando en su medio? ¿Qué contiene para enseñarme?

A cierto nivel la historia de Noé es una de salvación. Dios elige salvar a un remanente fiel. Dios le dice a Noé que construya un arca de madera de 4 pisos de altura y alrededor de una pista y media de campo de fútbol de longitud. A Noé se le permite 120 años para construir esta arca. ¡120 años! Eso sí que es un verdadero compromiso.

El texto no nos dice que Noé se queja con Dios. Más bien, Noé está rodeado de vecinos que se burlan de él. No se le ocurre a Noé tratar de alcanzar a estos vecinos? Recordemos a Jonás que no quería ir a Nínive porque no quería que la gente allí tuviera un cambio de pensar y recibir la misericordia de Dios. Podría Noé haber hecho ese tipo de diferencia en esos 120 años?

En este tiempo de espera, vemos en la historia que Noé y su familia ya han pasado 7 días esperando que Dios cerrara la puerta del arca; otros 40 días y 40 noches mientras que se inunda; y más días esperando que el agua retroceda. Si lee uno toda la historia, Noé y su familia están encerrados en el arca con todas aquellas parejas de animales olientes por alrededor de un año y 10 días. . . esperando. Parece ser una escena de un libro del Dr. Seuss. Sin duda estuvieron atrapados en un proverbial lugar de espera. Por fin, el agua finalmente retrocede. Dios los está invitando por fin “Salir."

Personas arapientas y animales sucios se tambalean del arca, aprendiendo a caminar en tierra firme una vez más, entrecerrando los ojos en la luz del sol brillante. Todo lo que conocían antes ha cambiado. ¿Estarán de luto por la pérdida de todo mundo? ¿Cómo ven la vida por delante?

Dios entonces entrega el arco de colores en el cielo como una señal del pacto a no volver a inundar la tierra o destruir toda la humanidad de nuevo, con la promesa de acercarse a nosotros con compasión y en paz y no hostilidad o ira.

En este segundo día de Adviento, que literalmente significa "venir hacia," nos encontramos en el inicio de la temporada que señala a que Dios siempre está viniendo hacia nosotros. Al igual que a Noé, Dios nos está llamando a salir a la luz a los que hemos habitado en la oscuridad.

El Adviento nos recuerda que la visión de Dios de salvación es mucho más amplia, y que en Jesús, Dios ha venido ofreciéndonos un camino de salvación no sólo para un remanente, sino para todas las personas. Dios nos salva al venir hacia nosotros, al presentarse caminando y viviendo entre nosotros. El Dios que nos llama a salir lo hace en el contexto de que ya ha se acercado a nosotros con amor, tomándonos de la mano y llevándonos hacia adelante.

Oremos: Dios de compasión y luz, te oigo llamándome diciendo, "Sal, hijo de Dios, no estás solo. Sal, mi amado, pues estoy aquí contigo, queriendo lo mejor para ti. Sal a la luz. Sal a un nuevo comienzo." En este tiempo de Adviento y siempre, que podamos experimentar las señales de tu amor y tu luz que nos invitan a profundizarnos en tu senda de vida. Amén.

Discusión / Preguntas para Reflexión:

1. Todos probablemente podemos considerar lo que es salir, después de alguna prueba en la vida. ¿Dónde has estado escondido y huyendo de las tormentas de la vida? ¿De qué te está llamando Dios a salir?

2. ¿Dónde has visto vislumbrar la luz en medio de la oscuridad? ¿Dónde está Dios obrando en tu vida?

3. ¿A dónde está Dios invitándote a un nuevo comienzo en la vida? ¿Cómo te está llamando Dios a salir? Nos encontramos en el comienzo de un nuevo año en la vida de la iglesia. El Adviento marca el comienzo del año cristiano. Toma tiempo para reflexionar sobre el año pasado y orar acerca de cómo Dios te utilizará en el año por venir.