[#pictureAdvent] December 17: RESTORE

By Chris Sanders
John Wesley United Methodist Church
Tallahassee, FL

First, read Psalm 80:3-7

Skydiving is not something that I have ever considered placing on my bucket list. Willingly jumping out of a plane into the clear sky is not programed into me, but I appreciate those who do. I recall overhearing a conversation that one jumper had about their first solo jump. As they jumped out of the plane, they were amazed at how “peaceful” it was; there was no sound but the sound of wind speeding past their ears. 

The time had come to pull the ripcord and release their parachute. Upon doing so, they kept falling to the ground at the same speed. Panic started to settle in; their mind wondering if the parachute had failed. Seconds seemingly turned to minutes as they waited for the compressed parachute to expand with air. Eventually, the parachute billowed out, filled with air, and the jumper landed safely on the ground. 

When we are in the midst of trials and tribulations in our lives our souls cry out for God. We feel that nothing can go right. Like the psalmist, we cry, “Restore us, God! Make your face shine so that we can be saved!” In our instant gratification world, we feel that God is not acting quick enough. Like the jumper, we feel that God is taking too long. Seconds turn to minutes; minutes to hours; hours to days. 

Yet, like the wind rushing past the jumper’s ears, God is constantly present working to restore our relationship with God and our relationship with one another. It may feel like forever but the Holy Spirit is constantly working in our lives and eventually we will feel our soul fill and we find ourselves on solid ground. 

The Israelites were crying out for restoration. It didn’t happen overnight but eventually, they returned to the land flowing with milk and honey. Know that God also hears our cries for restoration and sends a tiny baby born in Bethlehem to make it happen.

The season of Advent is a season of restoration. God ventures toward us in the person of Christ to make all things new. Advent reminds us that we are not alone. God of grace and peace dwells with us, enters into our lives, promising a time when all tears will be wiped away. God brings healing to our brokenness and restores us to a place of wholeness and healing. Sometimes life feels as if we have jumped out of an airplane without a parachute. Advent reminds us that God is our parachute carrying us through. 

Prayer: Gracious and loving God, thank you for your restorative power in our lives.  

Discussion/Reflection Questions:

1.When have you cried out to God for restoration? 
2. How did God restore you? 
3. How can you be used to help restore others? 


El paracaidismo no es algo que he considerado en mi lista de alcances. Voluntariamente saltar de un avión al cielo claro no es algo que está programado en mí, pero aprecio a los que lo hacen. Recuerdo escuchar una conversación que alguien hizo acerca de su primer salto en solitario. Mientras saltaban del avión, les sorprendió lo "pacífico" que todo fue y que no había más sonido que el sonido de la velocidad del viento en sus oídos.

Llegó el momento de tirar del cordón de apertura y abrir el paracaídas. Al hacerlo, caía a tierra a la misma velocidad. Comenzó a sentirse en pánico y se preguntaba si el paracaídas había fracasado. Los segundos parecían volverse en minutos mientras esperaba que el paracaídas envuelto se expandiera con el aire. Con tiempo, el paracaídas se infló de aire y el paracaidista aterrizó sin problemas en tierra firme.

Cuando estamos en medio de pruebas y tribulaciones en nuestras vidas, nuestras almas claman a Dios. Creemos que nada puede ir bien. Al igual que el salmista, clamamos: "¡Restáuranos, Dios Haz brillar tu rostro, para que podamos salvarnos!" En nuestro mundo de gratificación instantánea, sentimos que Dios no está actuando lo suficientemente rápido. Al igual que el paracaidista, nos parece que Dios está tomando demasiado tiempo para responder. Los segundos se vuelven en minutos, los minutos en horas y las horas en días.

Sin embargo, como el viento corriendo por los oídos del paracaidista, Dios está constantemente presente trabajando para restaurar nuestra relación con él y nuestra relación con los demás. Puede que parezca una eternidad, pero el Espíritu Santo está trabajando constantemente en nuestras vidas y finalmente vamos a sentir que nuestra alma se llena y pronto nos encontramos en tierra firme.

Los israelitas clamaban por restauración. No sucedió de la noche a la mañana pero con el tiempo, volvieron a la tierra que fluía leche y miel. Hay qué saber que Dios también escucha nuestro clamor por restauración y envía un bebito nacido en Belén para que esto ocurra. El tiempo de Adviento es un tiempo de restauración. Dios se acerca a nosotros en la persona de Cristo para hacer nuevas todas las cosas. El Adviento nos recuerda que no estamos solos. El Dios de gracia y paz mora con nosotros, entra en nuestras vidas, prometiendo un momento en que toda lágrima será borrada. Dios trae sanidad a nuestro quebrantamiento y nos restaura a un lugar de integridad y sanidad. A veces en la vida sentimos como si hubiésemos saltado de un avión sin paracaídas. El Adviento nos recuerda que Dios es nuestro paracaídas para llevarnos a tierra firme.

Oración: Generoso y buen Padre, gracias por tu poder restaurador en nuestras vidas. Amén.

Discusión / Preguntas para Reflexión:

1. ¿Cuándo has clamado a Dios por tu restauración?

2. ¿Cómo te restauró  Dios?

3. ¿Cómo puedes ser utilizado para ayudar a restaurar a otros?