[#pictureAdvent] December 9: HOLINESS

By Rev. Dr. Kandace Brooks
Saint Paul's UMC  
Tallahassee, FL

First, read 2 Peter 3:11-13 

Thine or Mine?   
The issue of holiness, for John Wesley, hinged on the words of the Lord's Prayer - specifically 'thy kingdom come, thy will be done.' As we look around our world, our community, our own lives; does it ever seem that we might have changed the words of this sacred prayer to 'my kingdom come, my will be done.'?  That shift, Wesley would say, is a sign that a people have lost their longing for holiness.

It was not until he entered graduate school that Wesley began to understand that the life of Christian discipleship was much more than a few outward acts reserved for Sunday morning or weekly gatherings for study; holiness was something that infiltrated and impregnated every aspect of life with Christ-likeness.

Holiness includes a complete yielding of one's life to God; a desire to become like Christ in heart and actions; acts of compassion for others; and a resolution to live one's life for the glory of God.  

Personal holiness might include practices such as prayer, Bible study and worship while Social holiness would include acts of compassion and mercy and acts of justice.  Jesus becomes our model for all acts of holiness, for in his living he finds a balance and purpose for each action, which ultimately points to God. 

We are called to be a holy people - to imitate Christ in holiness. 

Wesley knew that he could not do this part way, but had to be wholly devoted to living for God. Wesley also knew that he could not do it alone - that he needed the support of spiritual friends to keep him on track. 

By God's grace, and the leading of the Holy Spirit, may we truly be able to pray
THY kingdom come, THY will be done. For THINE is the kingdom, and the power and the glory. Amen. 

Discussion/Reflection Questions:  

1.  Do you truly desire to be holy, or are you content with the outward signs without the inner change? 
2. What might you do this Advent season to cultivate a more robust personal holiness?   
3.  How active are you in social holiness - what is the balance between acts of mercy and acts of justice? 
4.  To whom are you accountable for your holiness?


¿Tuyo o Mío?

Para John Wesley, el tema de la santidad se basaba en las palabras de la oración del Señor – es decir: 'venga tu reino, hágase tu voluntad.' Al mirar alrededor de nuestro mundo, nuestra comunidad y nuestra propia vida, ¿No nos parece a veces que podríamos haber cambiado las palabras de esta oración sagrada a "venga mi reino, hágase mi voluntad”? Ese cambio, Wesley diría, es una señal de un pueblo que ha perdido su anhelo por la santidad.

No fue hasta que entró a la escuela de graduados que Wesley comenzó a entender que la vida de seguir a Cristo era mucho más que unos cuantos hechos externos reservados para el domingo por la mañana o en reuniones de estudio semanales; la santidad era algo que infiltra e impregna todos los aspectos de la vida en la imagen de Cristo.

La santidad incluye un rendimiento completo de la vida de uno a Dios; el deseo de llegar a ser como Cristo en el corazón y nuestras acciones; en hechos de compasión por los demás; y en la resolución de vivir la vida por la gloria de Dios.

La santidad personal puede incluir prácticas tales como la oración, el estudio de la Biblia y adoración, mientras que la santidad social incluiría actos de compasión, de misericordia y de justicia. Jesús se convierte en nuestro modelo para todos los actos de santidad, porque en la vida que encuentra un equilibrio y un propósito para cada acción, lo que en última instancia señala a Dios.

Estamos llamados a ser un pueblo santo – a imitar a Cristo en santidad.

Wesley sabía que no podía hacerlo de esta manera en parte, pero tuvo que estar totalmente dedicado a vivir para Dios. Wesley también sabía que no podía hacerlo solo - que necesitaba el apoyo de amigos espirituales para mantenerlo en curso.

Por la gracia de Dios y mediante la dirección del Espíritu Santo, podemos realmente orar para venga tu reino, hágase tu voluntad. Porque tuyo es el reino, el poder y la gloria. Amén.

Discusión / Preguntas para Reflexión:

1. ¿Tiene realmente el deseo de ser santo, o está contento con los signos externos sin el cambio interior?

2. ¿Qué podría hacer este tiempo de Adviento para cultivar una santidad personal más robusta? 3. ¿Qué tan activo es usted involucrado en hacer santidad social – en lo que es el equilibrio entre los actos de piedad y actos de justicia?

4. ¿A quién es usted responsable por su santidad?